Complejo Hospitalario de Toledo

Complejo Hospitalario de Toledo

Servicio de Salud de Castilla-La Mancha. Este enlace se abrirá en una ventana emergente.

Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Este enlace se abrirá en una ventana emergente.

Los facultativos del Hospital de Toledo prevén una incidencia moderada a intensa de la alergia a pólenes esta primavera

Imprimir
 
Fecha de publicación: 14/04/2016

La incidencia de alergia por pólenes en la provincia de Toledo este año será moderada a intensa, dado que se esperan recoger 6.200 granos/m3 de gramíneas que son lo que determinan la intensidad de las reacciones alérgicas, según ha anunciado hoy el responsable de la Unidad de Aerobiología del servicio de Alergia del Complejo Hospitalario de Toledo, el doctor Angel Moral.

 

           

 

El doctor Moral, que ha presentado esta mañana el pronóstico sobre los índices de pólenes en Toledo, ha explicado que existe una relación directa entre las precipitaciones del otoño e invierno y los recuentos de pólenes de gramíneas durante la primavera. La recopilación de estos datos, junto con otros factores climatológicos como la temperatura y la humedad, permite establecer el nivel de intensidad de esta primavera.

 

 

Para el responsable de la Unidad de Aerobiología, “atendiendo al número de gramíneas recogido, podemos clasificar una primavera como: leve (menos de 4.000 granos/m3), moderada (4.000-6.000 granos/m3) o intensa (más de 6.000 granos/m3)”.

 

 

Asimismo, ha explicado que el tipo de polen que más afecta a los pacientes alérgicos en Toledo es el de gramíneas, con un 80%, seguido del polen de olivo (60%), cipreses y salsola (50%) y plátano de sombra (16%).

 

 

El doctor Angel Moral ha informado de que el índice de acumulación de polen está marcado por las lluvias de los meses de otoño e invierno. A pesar de que las precipitaciones durante este otoño han sido muy inferiores a la media, las intensas lluvias del invierno de 2016 han situado la precipitación acumulada en Toledo en 138 mm, que es un 32% por debajo de la media de los últimos 30 años (202 mm).

 

 

Asimismo, este facultativo ha indicado que “la pasada primavera los alérgicos a pólenes de gramíneas y olivo presentaron síntomas más intensos que en años anteriores, incluso pacientes que llevaban varios años sin molestias, volvieron a presentarlos. Así, algunos pacientes sin molestias previas o que solo habían presentado con anterioridad molestias nasales y oculares tuvieron crisis asmáticas. Sin embargo, los pacientes que habían recibido en los últimos años tratamientos con vacunas para pólenes de gramíneas y olivo se beneficiaron de una disminución de los síntomas y una reducción del consumo de medicación”.

 

 

Asimismo, el responsable de la Unidad de Aerobiología ha explicado que e l plátano de sombra se utiliza como árbol de alineación en las grandes ciudades, su polinización es explosiva y se produce entre la segunda quincena de marzo y la primera de abril. Por ello, ha incidido en la necesidad de que los ayuntamientos eviten, en la medida de lo posible, la plantación en las ciudades de especies como los plátanos de sombra, cipreses, olivos, abedules y palmeras, ya que han demostrado ser muy alergénicas.

 

 

“El uso indiscriminado de árboles como el plátano de sombra en parques y jardines de grandes ciudades, donde la contaminación ambiental es más elevada, es una de las razones para explicar el aumento de las alergias por pólenes en las ciudades”, ha precisado el doctor Moral.

 

 

Producción de aceite de oliva

 

 

Por otra parte, el doctor Angel Moral ha explicado que existe una clara correlación entre los niveles de pólenes de olivo recogidos en los captadores de pólenes en la primavera y la producción de aceite del invierno siguiente. 

 

 

“Al igual que podemos ofrecer unas previsiones de los pólenes de gramíneas durante la primavera, utilizando las precipitaciones de otoño e invierno, podemos dar una previsión de la producción de aceite en cada una de las provincias olivareras conociendo los niveles de pólenes de olivo recogidos en los captadores durante la primavera”.

 

 

El doctor Moral informa de que “en el olivo se produce el fenómeno de la alternancia o veceria, por el que se alternan años con emisiones elevadas de pólenes y otros en los que se observa una escasa concentración polínica. Se debe a la competencia entre la producción de aceituna de una temporada y las flores de la temporada siguiente, por las sustancias nutritivas de la planta, y tendría como consecuencia una alternancia en la producción: un rendimiento alto de flores y aceitunas se alterna con otro bajo en pólenes y aceitunas.

 

 

En este sentido, ha indicado que “esta primavera debido a la vecería del olivo se esperan en Toledo respecto al año anterior niveles de pólenes de olivo moderados y por tanto un descenso en la producción de aceituna el próximo invierno”

 

 

Cambio climático

 

 

Por otra parte, el responsable de la unidad de Aerobiología ha explicado que los meses de diciembre y enero han sido extremadamente cálidos en Toledo, lo que ha provocado el adelanto en al menos 20 días de la polinización de muchas plantas, como ha ocurrido con los almendros y las cupresáceas. 

 

 

Según el doctor Moral, “es evidente que el clima está cambiando, ya que la temperatura media global de la tierra ha aumentado casi un grado en los últimos 100 años, según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, y se espera un aumento entre 2 y 4 ºC al final del siglo XXI. Estos cambios son el resultado del aumento de los gases con efecto invernadero como el CO2 , por la utilización de combustibles fósiles y la deforestación de los bosques”

 

 

Entre los factores ambientales que condicionan la biología de las plantas  se encuentran el CO2 , la temperatura y la disponibilidad de agua, favoreciendo un aumento en la producción de pólenes. En los últimos 50 años las concentraciones de CO2 en la atmósfera han aumentado un 22%, llegándose a detectar  400 partes por millón en febrero de 2016.

 

Un estudio reciente de la Universidad de Córdoba predice un incremento en los niveles de pólenes de gramíneas en el sur de España entre el 28 y el 44% para el año 2070. En otro estudio de la Universidad de New Jersey (Dr Bielory) se predice para el año 2040 un aumento de la concentración de los pólenes del doble.

 

 


Tecnología Proxia
Aviso legal
CSS VALID	RSS VALID     		  	W3C HTML 4.01	W3C W AI - AA